domingo, 22 de diciembre de 2013

Julián Lopez y su Maratón de Murcia

Hola a todos, después de, por muchas y distintas circunstancias, llevar mucho tiempo sin pasarme por aquí, os dejo la crónica de Julián Lopez, un buen amigo de Murcia que este año decidió confiar en mí para preparar la Maraton. Estoy muy orgulloso de él, de como se la ha preparado, se ha tomado los entrenos, y sobre todo de lo que ha conseguido. Como digo siempre, lo prometido es deuda, y aquí tienes tu crónica puesta en mi blog. 




 
"Ayer cumplimos el primero de los 4 objetivos marcados para esta temporada: hacer Sub-3:30 en la Marathon de Murcia.
 
Ahora te pego la paliza de mi sensaciones.
 
Finalmente decidimos viajar un día antes; ya que aunque no vivimos muy lejos de Murcia (110kms.); lo temprano de la salida, junto con lo poco que me gusta conducir nos hizo decantarnos por esta opción. Así que cogimos el hotel oficial de la organización (un ibis ***) que como todos los de esta cadena está bastante bien en cuanto relación calidad-precio, ya que nos salió por unos 45 €., la habitación doble con desayuno tipo buffet a partir de las 06:00 h., y parking. 
 
Salida de Águilas a las 10:00 h., después de hacer los 30´de entrenamiento muy tranquilo, recogida de dorsal antes incluso de ir al Hotel para evitar aglomeraciones; luego registro en hotel (personal muy amable), habitación estupenda, y salida a los Centros Comerciales a comer lo que tocaba; luego descanso, paseito nocturno en busca de la cena, y a las 21:00 h., en la camita. Como siempre, casi no pude dormir, pero no me preocupaba porque durante toda la semana había descansado bien.
 
Toque de diana a las 05:30 h., y a las 06:00 h., desayunando; donde recibo 2 mensajes, uno de mi hijo Pedro Antonio que me transmite cosas muy bonitas que me hacen emocionar; recordando que debo hacer lo que desde pequeñitos les he transmitido a mis tres hijos con relación al deportes, que no es otra cosa que "disfrutar" que si no no vale la pena, ¡¡se acordaba de esto!!, y otro desde Florida (Miami) donde está su novia, deseándome suerte. Así que desayuno bien y lleno de ánimos por estos mensajes.
 
A las 08:00 h., ya estoy entregando mi mochilita en el guardarropa. LLega mi hermana que vive a unos 50 kms., de Murcia para desearme suerte. Me despido de ella y de mi esposa y a la ¡Salida!. Me coloco donde suelo, es decir, de la mitad hacia adelante para no molestar a los "galgos" pero también para no ser molestado por los "tortuguitas". Me acuerdo mucho de mis padres, de lo orgullosos que estarían de verme aquí, y esto también va por ellos, estén donde estén (¡cómo los hecho de menos!).Siento el cosquilleo nervioso en el estómago de la primera vez que me enfrenté a esta distancia en Sevilla hace 20 años y la última en Valencia hace 15; pero me gusta y me hace sentir bien. 
 
Bueno, pistoletazo de salida, y no pongo el crono hasta que piso la alfombrilla, en lo que tardo unos 40-45 sgs.,. aunque realmente no empiezo a medio correr hasta aproximadamente 1 minuto después.
 
Giro la cabeza a la izquierda buscando referencia emotiva familiar y entre tanta gente veo a mi esposa, mi hermana con una amiga, a mi hija y a su novio, saltando y vitoreándome. ¡Nueva inyección de moral y a correr para hacerlos feliz!.
 
El día climatologicamente hablando era perfecto; nada de viento, cielo despejado, temperatura fresquita a la salida 14º C., y al final unos 23º C., tan sólo entre el 38-39 kms., un poco, por decir algo, de viento en contra. El circuito rapidísimo y seguro en cuanto a cruces, circulación, la organización perfecta (con el único pero de que dejaron acompañar a atletas en bicicleta), pero bueno, era la primera edición y muy bien.
 
No tomo en consideracion el primera kilómetro, y miro el reloj (el mío) en el segundo, marcando 10:15, y me digo, ¡perfecto, este es el ritmo para el que he trabajado y entrenado mucho y bien!. 
 
Veo a lo lejos el globo de las 3:30 h., y me digo, poco a poco te iré cogiendo, y así fue, sin aumentar el ritmo, lo paso en el km., 8 y en el 10 estoy en poco más de 49 minutos. Esto va bien, cada vez me pasan menos atletas y paso a más. Me hidrato en todos y cada uno de los puestos, y cubro la Media en 1:41:30 (siempre según mi reloj que es el que me importa), y pienso que estoy en condiciones de hacer la segunda mitad de la carrera por debajo del margen que me queda para mis 3:30 h., porque me siento bien muscularmente, y cardiovascularmente, aunque no llevaba pulsómetro, con total y absoluta seguridad que no había subido en ningún momento de 130-140 ppm.
 
En el 25 veo a mi afición (ánimos, vítores, trompetas, carracas, ...), me emociono un poquito lo que hace que por unos 100 m. suba el ritmo de manera inconsciente, pero de inmediato vuelvo a concentrarme en mi ritmo. Tomo el único gel que había pensado y me sienta de maravilla; también 1/4 de plátano y ok.
 
En el 30 veo en un cruce a un compañero de trabajo que tenía previsto intentar bajar de 3:20 h., cojo referencia y estoy a unos 3 minutos. Yo a lo mío y la verdad es que tengo la tentación por lo bien que me encontraba de cambiar un poquito pero me contengo porque muscularmente los isquios y me dicen que "tranquilo" que queda mucho. Así que sigo, haciendo kms., entre 4:45 los más rápidos y 4:55 los más lentos, lo que me asegura conseguir el objetivo marcado, y esto me anima; además, ahora no me pasa nadie, sólo paso y paso y paso; asi que en el 35 pillo al compañero que te comentaba; le hablo, le animo, le digo que venga conmigo, pero con la cabeza me dice que no puede más; yo sin embargo puedo hablar sin problema alguno. Así que sigo y en el 38 cojo a otro amigo que iba paa 3:15; lo mismo, había pegado vatacazo y no podía más, me dice que incluso había andado, así que "palante", y muy ilusionado; veo en el 40 otra vez a la afición; escucho chillar a mi hermana dándome ánimos, sigo concentrado y no quiero dejar de estarlo hasta el 41, aquí me doy y homenaje y empiezo a sonreir para mí y para los demás, a aplaudir al público que me aplaudía, a chocar las manitas de los niños que me las ponían a mi paso. Veo la meta y se me saltan las lágrimas, me acuerdo de mis padres, miro intuitivamente al cielo, va por ellos, por mis hijos, por mi esposa, por mi estupenda familiar, por tí, mi entrenador que me ha sabido llevar perfectamente, y finalmente por mí. 
 
Llego fuerte, probablemnte el último km., sobre 4:30, pero da igual, la verdad que llego al 100%, he gestionado estupendamente bien la distancia, el esfuerzo, la hidratación. 3:22:56 Creo que he dado todo pero con cabeza. Cuadro la segunda media (¡¡6 sgs., más rapida que la primera!!). He sido un reloj suizo.
 
Hablo en meta con los compañeros, unos hemos cumplido nuestros objetivos, otros no, pero lo importante es que todos hemos terminado y ¡podemos contarlo!. El más rápido ha hecho 3:12 (1:34 y 1:38); por tanto yo he sido el único que he doblado los tiempos. 
 
Pronto veo a mi gente, abrazos, fotos, ... Me telefonean mis 2 hijos que no han podido estar en la prueba (por trabajo y por estudios). ¡Me siento importante!.
 
Pienso en llamarte o en mandarte un sms pero no quiero molestar y prefiero esperar a hoy para darte más explicaciones.  
 
Ha sido un buen día, y en parte te lo debo a tí.
 
Ahora a por el segundo objetivo: Sub-5:30 h., Ruta de las Fortalezas Abril 2014 (sin consigo plaza); pasando por el Trail Cabo Gata-Nijar en Marzo y por un Trail Solidario también en Marzo en Lorca"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada